martes, 4 de septiembre de 2012

Contraparte

Por un lado está lo salado del mar
el tierno susurro de quien se acomoda en mi hombro
aquella música danzante loca
ebria, punzante.

De contraparte cerré los ojos
y me invadió el sonido
me invadiste tú.
mis manos adoloridas
mi pecho trasquilado.

Y te pido lo que no puedes darme
lo que no quieres darme
y hago de mi una bajeza
me doy razones estúpidas
sin provecho...

Sé a la perfección
que detesto cuando me hablas como si fuera una niña
cuando me insultas con o sin intención
mientras me convierto en una maraña de recuerdos
sin poderse desenredar
una maraña sin utilidad alguna
más que enredarse más.

¿Cuánto durará? no lo sé
¿si un día lo leerás? no lo sé
¿si tal vez un día me escucharás?
tampoco lo sé, ya no lo sé...

Sé que nos hemos perdido
y que los viejos días jamás volverán
sé que tardaré en encontrarte
o jamás te encuentre
o tal vez jamás te busque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario