domingo, 2 de septiembre de 2012

Gotitas de amor


Vienen como llovizna o gotitas traviesas que revolotean agua contra agua, contra la tierra, parecen pajaritos que cantan levemente o alegres al son de la vida, cuando pueden corren y elevan sus manitas para sentir el viento en sus dedos, hablan suave todos como una niña tierna, dulce, con carisma. Abrazan, saludan, se despiden alegremente, a veces, también lloran, en rinconcitos de una recámara, de una cama, de una escalera, se esconden debajo de la cama con una lámpara y llevan a su mejor amigo con ellos un peluche, un muñeco, un amigo imaginario, en la noche algunos sudan calor y su cabello se les alborota, sus mejillas rosadas o rollizas, se mueven, patalean, se dan la vuelta, manotean... los solitarios abrazan a la pared y dibujan animalitos en ella, los independientes se extienden en la cama con sus brazos abiertos, los mimosos, asustadizos, cariñosos abrazan a sus madres, o duermen en medio de una cama, los regañados son trasladados a una cuna aparte, o camitas propias repletas de peluches que son sus angelitos en las noches tristes.
 
 
 
Un día, las gotitas de amor crecen y lo único que no quieren es dejar de ser una gotita de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario