viernes, 16 de noviembre de 2012

Motivos



 
Lo que se llora también se escribe y ha sido un llanto debajo de las cobijas, en posición fetal, presumo de mis regresiones, no tengo mucho que ofrecer, ahora sólo un puñado de emociones, con los pies fríos y la nariz caliente por el llanto, una lagrima entre una sonrisa se asoma en mi rostro que en ocasiones  desconozco, es un día de esos en que me odio, es difícil pensar si nado entre sentimientos confusos, sin embargo busco razones, motivos para hacerlo posible. Mientras llega la delgada sensación del engaño, me fundo en la música y en el frío, vuelvo a estar conmigo. Llena de muchos “tal vez” y tal vez sólo éste asustada; lloré por nada, lloré de pretexto, sólo quiero oír un quédate… es la primera vez que deseo quedarme. Cada día intento deshacerme de ese traje de sentimientos pesados; trémulos, sin escrúpulos. La autodestrucción llega, se asoma de a poco como el suave canto de un jilguero al amanecer y se hace fuerte como la voz del viento al anochecer. Cierro los ojos y lo veo… él está ahí, ella, vosotros, todos son sólo un motivo para escribir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario