lunes, 17 de diciembre de 2012

Lo que dicta la noche


Ella lo amaba...

Él era feliz y se  iba casar.

Ella se quedo con su árbol de navidad y su nostalgia.

Ellos no tenian árbol de navidad, tan sólo camas y espacios vacios.

Ella quería olvidarse de sí misma.

Ellos no querían volver al pasado.

Ella se anamoró de nuevo.

Él intenta convencerse de que dio olvido.

Ella se quedaba hasta la madrugada oyendo música.

Él se cubre la cabeza con la amohada para que sus sueños no lo atormenten.

Ella quiere viajar...

Él la espera.

Ella tiene las manos en el pecho.

Ella quiere irse.

Ella canta.

Él se recuesta y piensa...

Ella escribe de ellos.

Ella no es ella, ella es un ave, un árbol...

Ella grita pero no tan fuerte.

Él la calla a besos.

Ella quiere gritar pero no puede.

Ella se ahoga de desaciertos.

Ella es feliz con decisiones.

Ella es amante del cielo y las dudas que trae la inteligencia.

Él ama el café y el chocolate.

Ella no va volver...

Ella se pinta los labios frente al espejo y sonríe, siempre sonríe.

Ella se pinta sus uñas y sus laberintos.

Él toma fotos y suspira.

Ella tiene una bola de fuego en su recámara.

Ellos, todos... se conocen y se desconocen.

Ellos se dicen adiós...

viernes, 30 de noviembre de 2012

De tus manos


Pienso que nací de tus manos
en un tiempo pasado
tal vez en una vida...
como manantial,
o sudor en tus palmas
puedo rendirme a tus brazos
sin querer salir de ellos.

Pidiendo que entibies mi mañana
y hagamos un presente
reposando en ti
amándote
cuidándote...

Teniendo lo que hemos buscado
con afán, con anhelo
ser juntos
eternos con la voluntad del hoy.

Yo nací en tus manos
cuando me recogiste
de las sombras
de días grises y sombríos
por eso y más
te agradezco y te amo.


 
Te refugias en la gracia porque te da alivio y sosiego.
Es tu risa un canto...
Y no hay mejor manera de cantarle a la vida.

miércoles, 28 de noviembre de 2012



Cerré los ojos para estar  a tu lado, para alcanzarte, vivirte. Es un sueño, lejano, cercano… que importa, te quiero. Sí; en mi vida, conmigo, a mi lado. 

viernes, 16 de noviembre de 2012

De cambio


 

Un beso fugaz

una caricia que no regresa

una mano delante de sus ojos
 
leer su bello rostro
 

Un sentir intranquilo

la sangre marcada en los dedos

corazón magullado

un latir precipitado
 
 
Los días no regresan
 
pasaporte al pasado
 
viaje en restrospectiva
 
luces que palpitan
 
 
Te invito un presente
 
te convido un ayer
 
te beso las ilusiones
 
un cuento de recuerdos
 
 
Se mi guión
 
se suave
 
se conmigo
 
pertenecer a tu camino.
 
 
Horizonte hallado
 
bosque perfumado
 
vuelos en compañía
 
manos enlazadas.
 
 
 
 

Motivos



 
Lo que se llora también se escribe y ha sido un llanto debajo de las cobijas, en posición fetal, presumo de mis regresiones, no tengo mucho que ofrecer, ahora sólo un puñado de emociones, con los pies fríos y la nariz caliente por el llanto, una lagrima entre una sonrisa se asoma en mi rostro que en ocasiones  desconozco, es un día de esos en que me odio, es difícil pensar si nado entre sentimientos confusos, sin embargo busco razones, motivos para hacerlo posible. Mientras llega la delgada sensación del engaño, me fundo en la música y en el frío, vuelvo a estar conmigo. Llena de muchos “tal vez” y tal vez sólo éste asustada; lloré por nada, lloré de pretexto, sólo quiero oír un quédate… es la primera vez que deseo quedarme. Cada día intento deshacerme de ese traje de sentimientos pesados; trémulos, sin escrúpulos. La autodestrucción llega, se asoma de a poco como el suave canto de un jilguero al amanecer y se hace fuerte como la voz del viento al anochecer. Cierro los ojos y lo veo… él está ahí, ella, vosotros, todos son sólo un motivo para escribir. 

viernes, 2 de noviembre de 2012

Sin letras



Sin letras

versos caducados

papel en blanco

letras perdidas

sueños ahogados

saliva en las heridas

locura de otoño

tristeza del día

atardecer enroscado

anochecer atormentado

hipocresía tallada

amor disecado

limarse las agonías

extraviar el llanto

pequeño maltrecho

mal augurio

alma gris de fondo negro.

 

 


 

 


Un afán...
          
                Que no es vivir

                                        Sino morir.
               


martes, 30 de octubre de 2012

Le rue


Caminando, oscurece despacio pero la gente anochece rápido, ideas se esparcen en cada centímetro de lugar, todo pasa rápido en las calles, no hay lugar para quedarse y no lo grato para poder ir de aquí para allá, por eso escapan de lo que miran.
Parecen ir y venir, pero sólo vuelven a casa, ¿tranquilidad? no estoy segura, continúamente el engaño les nace de los ojos a cada mañana, lo inhalan y exhalan, lo soportan y lo suspiran.

jueves, 18 de octubre de 2012


A veces robar una sonrisa no es tan fácil
a veces no es tan fácil robarme una sonrisa a mi misma
el tiempo pasa por encima de nuestra frentes
o tal vez sea al revés y nosotros seamos los que pasamos por él
lo cierto aquí es que él, el tiempo, no cambia.
todos los días se reinicia sin más
no creo que a él le preocupe los segundos que pasaron
porque no es él quien tiene que aprovecharlo.

A veces pienso en que estoy enamorada de él
a veces también me enojo por no saberlo usar
y sé que el es niño, joven y viejo,
cuando leen esas palabras es porque hablo de él
disfruto hablar de él porque lo conozco y no lo conozco
porque lo amo y podría odiarlo.

Se puede odiar a lo que un día se amo
aunque cuando digo odio no odio realmente
demasiado suave para saber odiar
pero sé que se puede dejar de amar a lo que un día se amo
a mí me ha pasado un par de veces.

Es complicado
en todas las ocasiones no quería dejar de quererles
pero me habían sobrepasado
unas por falta de edad
en otras por haberlo permitido
lo cierto es que me había cansado
termine abrazando mis sentimientos
y yéndome hacia cualquier lugar.

Esas cosas pasan
y son pasajeras también
todo mal radica en la creencia como mal
y en la prolongación del mismo
y estoy mejor sin ellos
eso es lo más grato
sin ser grosería no los necesito aquí.


martes, 16 de octubre de 2012



Ella cabalga entre estrellas
en la noche estrellada de Van Gogh
en en un pegaso visita las estrellas
se posa en cada una.

viernes, 12 de octubre de 2012



Camina por un sendero silencioso o habitado sin perder cuidado en mirar alrededor sabiendo que te puedes perder y sin preocuparte de que ocurra.

El olvido no es olvido...
Es sólo un canto
Un acto imposible
Perdonar en cambio
Es dulce como la miel.

La sensación de quedar atrás
Es placer displacer
Que importa
Bienvenida seas acción
De ignorar.

miércoles, 10 de octubre de 2012

No es un poema




Si es un dios el que te guarda

Que te cobije en su tierra

Si es el diablo, que te dé calor

Nosotros no te hacemos falta

Tú nos haces falta.

A la niña de caireles y ojos de gato

Ella ha crecido demasiado

De alguna manera se parece a ti

Sabes que una luz nació cuando partiste

Fue una luz multiplicada.

No le conozco usted lo sabe bien

Pero también está creciendo

He escuchado que se le parece a usted

Qué alegría  da saberlo.

Fue domingo cuando partiste

Mamá dice que en ese día

Los ángeles hacen su festín

Seguro te les uniste.

La gente que ha visto tu foto

Dice que eres como un ángel

Yo creo que sí…

Tu sin saberlo me enseñaste

Me salvaste de una manera sencilla

Sonreíste

Con dos palabras

Te ganaste mi corazón.

domingo, 7 de octubre de 2012


Era un niño con sus cabellos castaños de mirada suave, de esas que dan ganas de mirar  todo el tiempo; el viento indiscreto le rozaba el cuerpo y hacia bambolear su ropa. Decidió sentarse frente a un río comenzó a sacar las conchitas de entre las piedras, las miraba con extrañeza cada una era tan similar y tan distinta a la vez, de la nada imagino que alguien vendría a entibiar su corazón para luego marcharse, pero era tan sólo un niño…

Desde aquel día poco podía dormir y no paraba de pensar, se escondía debajo de las sabanas, se tapaba con muchas, eran tantas que le formaban una montaña encima de su cuerpo, dormía boca abajo tomaba su almohada y la ponía encima de su pequeña cabeza, tal vez no quería saber nada del mundo, le tenía un miedo no sólo a los monstruos debajo de la cama, también a ella, la que sabía sin querer entibiaría sus ideas, creía no tener tanto pasado porque era pequeño pero sabía que el tiempo corría cuando miraba el cielo oscurecer, no quería crecer pero era inevitable.

Al día siguiente se levanto corriendo, se lavo la cara, bailo solo su canción favorita, se lavo los dientes y se puso sus pequeños zapatos, un día bello lo esperaba.

Se acerco a los cajones de su madre, poniéndose de puntitas e impulsándose saco algodón, una aguja con hilo ya ensartado, y un pedazo de tela; pinchándose los dedos y con puntadas nada decentes cosió el trozo de tela formando un corazón, alegre por su hazaña, guardo su corazón en el bolsillo izquierdo de sus pantaloncillos, sin hacer mucho ruido bebió un enorme vaso de leche y limpiándose con el borde de su manga, mirando hacia todos lados emprendió la carrera a la calle. Caminó hasta llegar al río y detrás de un árbol escarbo la tierra, se lleno las uñas de tierra pero sin mancharse la ropa no quería que nadie le preguntará nada al llegar a casa y con su mano mugrosa saco el corazón de tela de su bolsillo lo escondió rápidamente en el hueco, lo tapo, y haciéndose el desentendido se lavo sus pequeñas manos. Para él, de alguna manera su corazón estaba a salvo de cualquiera, rufián o musaraña. También pensó en cuando quisiera desenterrar su corazón sólo tenía que ir al río y pedir a una estrella que cuide de él.

sábado, 29 de septiembre de 2012


Te hablo porque no hay mejor manera de demostrar mi amor, porque nada me calma hoy que te he perdido, porque eres la nube que me cubre, porque tus ojitos como dos luceros me miraron, porque me sentí morir cuando morías, porque tu más que nadie sabes que jamás te quise hacer daño, porque el único ser que tendría que perdonarme eres tú, y sé que me perdonaste cuando tu cuerpecito dejo de moverse. Que la cicatriz que me dejas no se compara con lo que te hice. Pero a veces lastimas a quien más quieres, yo no sé que haya sido, que energía jugo este juego, pero tú te vas como una estela a brillar en este cielo de encima de mi cabeza; yo me quedo jugando, perdiendo y tal vez ganando. Sé que tus ojitos me dijeron algo y lo siento mucho a nadie podrías dolerle más que a mí, yo que sólo tuve la fuerza para tomarte entre mis dedos y pedirte perdón.

Pero gracias a ti cielito descubrí y confirme lo que nadie me hubiese dicho, porque tu dolor me gritaba desatando un dolor que me acribilla y me atormenta. Lo cual no tiene nada que ver contigo, ni conmigo.
 
 
 
Cuando quieras llorar
cuando no sepas que decir
cuando las palabras sobren
cuando tu corazón tiemble
escribe.

No hay mejor remedio
que el sentimiento a través de las letras
no hay mejor lugar donde contener
un secreto.

martes, 25 de septiembre de 2012




No soy el sol, no soy las estrellas, no soy la historia ni un canto, no soy la voz, no soy la soledad, no soy nada...


Hubo un tiempo en que perder el rumbo era satisfactorio sólo para buscar encontrarme,
pero buscarse y no hallarse es terrible.



martes, 4 de septiembre de 2012

Contraparte

Por un lado está lo salado del mar
el tierno susurro de quien se acomoda en mi hombro
aquella música danzante loca
ebria, punzante.

De contraparte cerré los ojos
y me invadió el sonido
me invadiste tú.
mis manos adoloridas
mi pecho trasquilado.

Y te pido lo que no puedes darme
lo que no quieres darme
y hago de mi una bajeza
me doy razones estúpidas
sin provecho...

Sé a la perfección
que detesto cuando me hablas como si fuera una niña
cuando me insultas con o sin intención
mientras me convierto en una maraña de recuerdos
sin poderse desenredar
una maraña sin utilidad alguna
más que enredarse más.

¿Cuánto durará? no lo sé
¿si un día lo leerás? no lo sé
¿si tal vez un día me escucharás?
tampoco lo sé, ya no lo sé...

Sé que nos hemos perdido
y que los viejos días jamás volverán
sé que tardaré en encontrarte
o jamás te encuentre
o tal vez jamás te busque.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Cielo


En todas sus versiones es bello, aun siendo tenebroso, siempre dice algo a pesar de no ser siempre visto, pero no logro comprender como a alguien podría molestarle un atardecer, ¿cómo es posible que hasta al cielo le quiten objetividad? el ser humano no ama por naturaleza, y de cierta manera algo le molesta. A mí me encanta el atardecer, porque muestra su lado claro, fino, amarillo, rojizo, la mezcla de aquel grisáceo que da el aviso del anochecer, su cruce con el sol, ventoso y tibio a la vez, la llovizna se vuelve traslúcida y brilla, esto es lo que mis ojos ven.

La gente insiste en marcar sus diferencias pero somos esencialmente humanos, tal vez nunca lleguemos a ser sólo personas, tal vez nunca suceda.

El cielo cambia, deberíamos aprender de él...

El siempre nos mira con ojos que no juzgan, con ojos que aman, el cielo nos ama, aunque a veces se sienta mal y se duela a sí mismo.

El cielo no miente, ni nos esconde nada, se muestra limpio o sucio... siempre tal cual.

 

Gotitas de amor


Vienen como llovizna o gotitas traviesas que revolotean agua contra agua, contra la tierra, parecen pajaritos que cantan levemente o alegres al son de la vida, cuando pueden corren y elevan sus manitas para sentir el viento en sus dedos, hablan suave todos como una niña tierna, dulce, con carisma. Abrazan, saludan, se despiden alegremente, a veces, también lloran, en rinconcitos de una recámara, de una cama, de una escalera, se esconden debajo de la cama con una lámpara y llevan a su mejor amigo con ellos un peluche, un muñeco, un amigo imaginario, en la noche algunos sudan calor y su cabello se les alborota, sus mejillas rosadas o rollizas, se mueven, patalean, se dan la vuelta, manotean... los solitarios abrazan a la pared y dibujan animalitos en ella, los independientes se extienden en la cama con sus brazos abiertos, los mimosos, asustadizos, cariñosos abrazan a sus madres, o duermen en medio de una cama, los regañados son trasladados a una cuna aparte, o camitas propias repletas de peluches que son sus angelitos en las noches tristes.
 
 
 
Un día, las gotitas de amor crecen y lo único que no quieren es dejar de ser una gotita de amor.

Nada nos ata

No hay nada que nos ate
ni el recuerdo
ni la tarde
ni un beso...

Entrar y salir de cambio
tampoco nos ata...
ni los sueños que contemplamos
los deseos
los supuestos
y planes.

Nada nos ata
ni la mirada
ni el tiempo vivido.

Sólo lazos rotos
desunión
actos irrevocables.

viernes, 31 de agosto de 2012


Cuando se hace el silencio

me recuesto...

configuro tu imagen y la llevo a abrazarme

así es como te sueño despierta.



sábado, 25 de agosto de 2012

El cruce del aire


Como hojas vamos cayendo gracias al aire, al paso del tiempo. Al paso del tiempo se nace, se madura, se envejece, las hojas envejecen y caen, mas no pierden su belleza, descienden en charcos, corrientes de agua, nebulosas cuando alguien les mira y las convierte en algo más que hojas.
Te digo flota, me dices flota, entonces flotemos, en el aire, vayamos en esta rueda, rueda de vida, rueda de muerte, nos recordarán claro que nos recordarán. En susurro, el silencio, las voces, el eco, el ruido, las montañas, los caminos que pisamos, las otras pisadas, lo que tuvimos y dejamos ir al viento, pero no nos arrepentiremos, lo que dejamos no se deshizo, lo tomaron otros, lo bebieron o nosotros mismos convertidos en otros. Vamos, volvámonos colibríes y aleteemos sin parar, sólo respira profundo, cree en el latido del tiempo a cada segundo, cree en ti porque un día vamos a morir, morir como mueren las hojas al cruce del aire, y caeremos en tumbas o en hornos, nuestra alma descenderá al cielo donde hay corrientes nebulosas, iremos sobre mares de vidas pasadas, donde hubo historias, destinos, pero no habrá nada y habrá todo, la rueda de vida tal vez nos traiga de nuevo pero convertidos en otros y si nos limpiamos en el agua del viaje tal vez seamos eternos en un paraíso.

A veces no sé si digo lo que quiero decirte.

                                              Un día un viejo amigo me dijo...
                  
                        "la percepción no está en quien habla, sino en quien escucha".



Yo veo mirada donde usted puso manos.